MR. SIS

Si hay algo que tengo claro en esta vida es que he venido a hacer lo que me gusta y sobre todo, a destrozar pinceles, que es algo que se me da estupendamente.

Enfocando la vida de forma burlesca y de vez en cuando algo visceral, es como luego lo aplico en mis obras, en las que puedo expresarme como me dé la gana ya que es mi propio vocabulario y nadie me dice cómo debo hacerlo.

Me encanta el feísmo, o lo que es lo mismo,  todo aquello que la sociedad tacha de «feo» yo lo encuentro bonito.

Mi particular forma de pintar caras, concretamente siempre mujeres, partió de la belleza que me suponen los rasgos de gente con síndrome de down y la he ido variando y fusionando.

Ando con ganas de meter un pie en el mundo editorial, de la novela gráfica y deseando seguir pintando murales por el mundo y viajando si es necesario, porque no hay mejor escaparate para ello y porque tengo ganas de salir un poco de mi tierra natal, Barcelona.  

Tal vez mañana me levante queriendo vivir el resto de la vida pintando matrioshkas… así soy yo…