CARLES CANALS Y ALEX MONFORT

BISIONS
Dos visionarios, dos.
El tiempo se detiene un instante al contemplar sus miradas.
Visiones poéticas del mundo bellas, sensibles.
Dos formas de ver, dos modos de observar que convergen en la reflexión, en la
intencionalidad y en los símbolos que emplean para disfrazar la realidad.
Dos ilusionistas, dos.
Magos de la imagen, prestidigitadores que muestran generosos los trucos con los que
generan un reinventado contexto en los objetos.
Carles cosifica los conceptos conversando sin circunloquios con el que ve, no con el
que mira. Reclama la máxima atención y complicidad del que observa mediante
elementos lúdicos: fichas de dominó, o de ajedrez, dados, cubo de Rubik, piezas de
puzzle…, en blanco y negro limpio y estética directa, toda una invitación al juego, al divertimento. El azar se transmuta en poesía visual. «El arte es el encuentro fortuito de un paraguas y una máquina de coser sobre una mesa de operaciones».(Lautréamont).
Alex conceptualiza los objetos, los mima, los dulcifica con su punto de color, los
poetiza. Toca a quien los ve con fuerza sutil y a la vez desarma nuestra visión con sus sortilegios. Es la magia de la contemplación, un verso en cada mirada. Sus ingredientes extraídas de la naturaleza: hojas, ramas, plumas, huesos, piedras, arena…, aportan esa calidad que Rodin llamaba “la santidad de las cosas vulgares pero piadosamente amadas, la grandeza de la humildad que acepta y cumple dignamente su destino”
Camaradas del humor , nos ofrecen compartido un inteligente y sensible discurso a través de su particular perspectiva fotográfica. Esta exposición es un diálogo en el que se pueden escuchar metáforas y patáforas, poesías que son un canto a lo cotidiano, un homenaje a la vida a través de dos enfoques transversales.
Dos pícaros, dos.
Ingeniosos, tramposos que dominan el simulacro traspasando la realidad y revelando lo invisible.


Eva Iglesias Bilbao
enero 2019