CADÁVER EXQUISITO

Cadáver exquisito o cadavre exquis es una técnica usada por los surrealistas y se basa en un viejo juego de mesa llamado «consecuencias” en el cual los jugadores escribían por turno en una hoja de papel, la doblaban para cubrir parte de la escritura, y después la pasaban al siguiente jugador para otra colaboración.

Se juega entre un grupo de personas que escriben o dibujan una composición en secuencia. Cada persona sólo puede ver el final de lo que escribió o dibujó el jugador anterior. Los teóricos y asiduos al juego sostenían que la creación, en especial la poética, debe ser anónima y grupal, intuitiva, espontánea, lúdica y en lo posible automática.

Los primeros participantes fueron: Yves Tanguy, Marcel Duhamel, Jacques Prévert, Benjamin Peret, Pierre Reverdy, André Breton, Max Ernst y Frida Kahlo. Otros que se les sumaron: Max Morise, Joan Miró, Man Ray, Simone Collinet, Tristan Tzara, Greta Knutson, Georges Hugnet, René Char, Paul Éluard, Nusch Éluard y Robert Desnos.

La técnica del cadáver exquisito fue adaptada al dibujo y al collage quizás inspirados en ilustraciones infantiles en las que las páginas eran divididas en tres partes (el tercio superior mostraba la cabeza de una persona o animal, la parte media el torso y la inferior las piernas).

Actividad permanente.